Santa Teresa Benedicta de la Cruz

El santuario más íntimo de la Iglesia

“El Carmelo es una montaña alta que hay que escalar desde abajo. Pero recorrer este camino es una gracia demasiado grande. Y créame: en las horas de oración siempre me he acordado especialmente de aquellos que gustosamente estarían en mi lugar. Ayúdeme, para que sea digna de vivir en el santuario más íntimo de la Iglesia y de interceder por aquellos que trabajan fuera…”  

CARTA 141. BRESLAU, 27 DE AGOSTO DE 1933