Dios y los animales

Los últimos días de mi gatito los vivo con tristeza. Y lloro como un niño el día de su sacrificio. La infelicidad al acercarse el momento, su confianza en nuestros brazos y nuestras caricias, su inconsciencia. Los días después son aún más tristes. No puedo pedir por él en la Misa, pero me pregunto si cabrá volver a verle en el futuro, como esperamos de las personas.

En la Misa de unos días después, leemos esta oración que me llena de alegría y disipa mis dudas:

Oración sobre las ofrendas

RECIBE, Señor, las oraciones de tu pueblo junto con la ofrenda de este sacrificio, para que, por la intercesión de santa María, Madre de tu Hijo, no quede frustrado ningún buen deseo ni petición alguna sin respuesta.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s